Esta historia comienza en Namur

 
Bélgica. Es miércoles, son las cinco de la tarde y Alain acaba de salir del colegio. Es el mejor día de la semana porque va a merendar a casa de la abuela Ludovika, Mami Lou.
Al llegar, el té está servido y huele a bizcocho de limón.
Alain quiere aprender esa receta porque lo tiene claro: de mayor será cocinero.
 
Practica cada fin de semana. Madruga para preparar el desayuno y llevárselo a la cama a sus padres.
A nadie sorprendió que se titulara en L’Ecole Hotelière de Namur.

Recorrió el mundo cocinando hasta que un día Natalia, el alma de Mami Lou, le empujó a cumplir un sueño:
Volver a su tierra, Bilbao, y crear un pequeño café en el que cada día fuese miércoles por la tarde. Donde siempre oliera a bizcocho y té.
   

Como nos enseñó la abuela Ludovika

 
delicious & cosy
 

  • Text Hover
  • Text Hover
  • Text Hover

En El Tilo de Mami Lou te damos lo que mejor sabemos hacer: dulces artesanos, siempre naturales y recetas que nos devuelven a nuestra infancia. 
 

Te esperamos en el corazón de Bilbao